24 septiembre 2018

ECONOMÍA CIRCULAR: Solo sobran los residuos

Autor: Andrés Jensen

ECONOMÍA CIRCULAR: Solo sobran los residuos

En un mundo donde los recursos son finitos y donde los procesos tendientes a satisfacer las necesidades de la sociedad, demandan en forma creciente esos mismos recursos, la Economía Circular, es fundamental para el desarrollo de los países. Y Chile no es la excepción.

La inserción de nuestro país en la globalidad, es un elemento que hace de la Economía Circular la “dirección obligada” a seguir, no solamente por una cuestión de responsabilidad moral, sino que también porque este enfoque se traduce necesariamente en requisitos a cumplir para las buenas relaciones políticas y comerciales con el resto del mundo.

Las iniciativas públicas, privadas, y crecientemente las público-privadas, se multiplican y alinean con conceptos como “Cero Residuo a Eliminación”. Pero el éxito y la consolidación de la Economía Circular no vendrán por arte de magia. El camino a seguir está lleno de desafíos y obstáculos que debemos enfrentar con altura de miras. Elementos regulatorios, culturales y de colaboración público-privada, serán la clave del éxito.

Es por esto que necesitaremos de personas, empresas, organismos públicos, organizaciones sociales y ONGs. Cada uno de nosotros, debe transitar hacia una cultura basada en la jerarquía de la gestión de residuos, que prioriza la minimización y segregación en hogares, para que posteriormente un sistema de gestión moderno sea capaz de hacerse cargo de los residuos en forma eficiente.

La industria, por su parte, tendrá desafíos similares y más temprano que tarde comprobará que la gestión de residuos no es el último elemento del cual deba preocuparse en los presupuestos productivos, sino que, muy por el contrario, se convertirá en uno de los prioritarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *