12 Septiembre 2017

La necesaria política de empresa para aplicar la sustentabilidad en el día a día

Autor: Enrique Martínez Cantero

La necesaria política de empresa para aplicar la sustentabilidad en el día a día

Nos explica German Heufemann que “el gobierno corporativo es clave para la sustentabilidad y para la permanencia en el tiempo del negocio, ya que permite incorporar la responsabilidad por los impactos empresariales en las decisiones al más alto nivel, en las decisiones del Directorio”.

Desde luego no le falta razón y no debemos olvidar que las corporaciones necesitan ser gobernadas y -para ello- requieren disponer de una política de empresa que gobierne el negocio, la estructura organizacional, los sistemas de dirección y la configuración institucional como explicaba en el IESE el profesor Valera.

De una manera sintética podríamos decir que los fundadores de una empresa deben definir claramente cuál es la misión que perseguirá la corporación, cuál es su papel transformador en el mundo y con qué valores trabajará, porque esto le dará sentido y propósito siendo la herramienta de comunicación y motivación más potente para sus grupos de interés internos y externos.

Una vez definida en la configuración institucional la misión, es necesario definir cómo va a convertir el cumplimiento de la misión en un negocio rentable (de lo contrario,  no sería una empresa si no una organización sin ánimo de lucro). Para avanzar en el cumplimiento de la misión a través de la gestión del negocio necesitará una estructura organizacional (por ejemplo, un organigrama), y unos sistemas de dirección que permitan la convivencia profesional entre las personas que están en el organigrama (por ejemplo una política de retribución o de evaluación de desempeño) o que están fuera de él (por ejemplo una política de compras a proveedores o de acción comunitaria).

Este conjunto de elementos construye una política de empresa propia y  singular, que podrá ser o no ser responsable en función de lo que dicte el directorio y aplique el equipo gerente; Pero sin dicha política explícita, el gobierno de la corporación se suele centrar de manera implícita en la gestión del negocio y su rentabilidad, dejando sin gobernar aspectos tan importantes como la ética, la cultura organizacional, el talento, la participación en los asuntos públicos o la reputación corporativa, aspectos –todos ellos- tan relevantes para la creación de valor compartido y sustentable.

Mi recomendación es que la política de empresa se debe orientar hacia la consecución de la misión, y en la medida que dicha misión sea transformadora le resultará más sencilla la cooperación de todos los grupos de interés.

Compartirán conmigo, que no les despierta la misma actitud como inversor, empleado, cliente o proveedor, una corporación cuyo propósito es ser la empresa de software más rentable del rubro que otra cuyo propósito es transformar el mundo a través de software de impacto; Ni una empresa farmacéutica cuyo propósito es ser la número de uno de América Latina en su segmento, que otra que pretende mitigar el sufrimiento de las personas sometidas a tratamientos oncológicos.

En cualquier caso establecer la misión es un punto de arranque imprescindible. Pero orientar a la organización -como el conjunto de grupos de interés que la configuran- hacia su cumplimiento requiere también de una Política de Empresa que gobierne el Negocio, la Estructura, los Sistemas de Dirección y la Configuración Institucional de una manera integral, coherente, ética y responsable.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *