11 julio 2019

Las emisiones urbanas deben caer un 50% para evitar una catástrofe climática

Las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas del consumo urbano deben reducirse un 50 % de aquí a 2030 y un 80 % para 2050 para evitar una crisis climática “catastrófica”, advierte este miércoles un estudio del grupo de ciudades C40.

Las emisiones urbanas deben caer un 50% para evitar una catástrofe climática

La organización agrupa a 94 de las mayores urbes del planeta, que aglutinan a más de 700 millones de habitantes y una cuarta parte de la economía mundial.

Su análisis, el primero a esta escala y efectuado con la consultora Arup y la universidad británica de Leeds, no deja lugar a dudas: ese recorte per capita es imprescindible para mantener la posibilidad de que el aumento de la temperatura a finales de siglo no supere los 1,5 grados.

A las primeras se les pide reducir el impacto climático de su consumo en dos tercios en la próxima década, donde se imponen cambios en la alimentación, la construcción, la vestimenta, el transporte y la electrónica.

El estudio calcula que las emisiones ligadas al consumo de comida deberían caer un tercio para 2030 con una dieta basada en vegetales, cantidades saludables y que evite el despilfarro. El consumo de carne anual de una persona podría verse reducido de los 58 kilos actuales a 16.

Su análisis aboga por que alcaldes, empresas y habitantes de ciudades del C40 tomen acciones conjuntas para que las emisiones resultantes de la construcción caigan un 26 % para 2030, con incentivos para reducir el uso de acero y cemento o aprovechar al máximo la capacidad de los edificios.

En esa línea, ve necesario recortar un 28 % las emisiones ligadas al transporte privado por carretera, o un 26 % en la aviación, sobre la que señala que “debería haber una reducción media del 28 % en el número de vuelos entre ciudades del C40”.

El estudio calcula que reducir los vuelos y usar combustible sostenible podría evitar 70 millones de dólares (62 millones de euros) en daños derivados de la contaminación aérea.

Y comer menos carne roja y más frutas y verduras podría prevenir 160.000 muertes anuales vinculadas a crisis cardíacas, cáncer o diabetes.

El estudio subraya que las ciudades no pueden esperar a que sus gobiernos nacionales tomen la iniciativa. La responsabilidad, en última instancia, también recae en los ciudadanos al decidir qué comer o comprar, concluye el C40, presidido por la alcaldesa parisina, Anne Hidalgo.

Entre las ciudades que pertenecen a esta red también figuran Madrid, Barcelona, Pekín, Hong Kong, Shanghái, Tokio, Seúl, Berlín, Londres, Estambul, Roma, Ciudad de México, Buenos Aires, Bogotá, Río de Janeiro, Lima, Santiago de Chile, Nueva York, Los Ángeles o Washington.

Esta información fue publicada originalmente por EFE VERDE

Otras Noticias

julio

Derco y ENGIE inician una alianza para impulsar la electromovilidad en Chile

Con la instalación de un punto de carga de energía eléctrica en las oficinas de Derco, se inició un trabajo conjunto como par...

febrero

Aramark incorporó prácticas sustentables y de eficiencia energética en su distribución

La compañía adhirió al programa Giro Limpio para aumentar la sustentabilidad de su cadena logística.

noviembre

Nuevo workshop de Aprovisionamiento Responsable

Gestión sostenible de proveedores y transporte sustentable fueron las temáticas tratadas a través de la experiencia de Melón ...

julio

Komatsu Cummins incorpora la electromovilidad en sus actividades logísticas

Los vehículos recorrerán un total de más de 22 mil kilómetros al año, sin emisiones. Además la compañía presentó una electrol...

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Entérate de nuestras últimas noticias y novedades

Accesibilidad