PERSONAS Y TRABAJO
19 de agosto de 2020
Publicamos nuestro segundo artículo en El Mercurio sobre la relación entre empresas y sociedad

Este miércoles 19 de agosto apareció en el Cuerpo B Economía y Negocios del matutino nuestro reportaje llamado “Empresas en pandemia: Una oportunidad para conectar con la sociedad”

Hoy fue publicado el segundo artículo de nuestra tercera alianza editorial junto a EL Mercurio titulada “Empresas sostenibles – Agenda 2030”.

En cada edición, que se publicará cada quince días, trataremos temáticas referentes al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Además se darán a conocer casos de empresas en materia de desarrollo sostenible y alineados a la Agenda 2030.

Te invitamos a conocer la segunda publicación: Revisa el texto original aquí

 

Empresas en pandemia: Una oportunidad para conectar con la sociedad

 

Si algo nos ha enseñado la crisis sanitaria, ha sido que hoy es esencial que las organizaciones se enfoquen en su rol social con la misma profundidad que lo hace en la dimensión económica. Poner a las personas al centro de los negocios y trabajar en colaboración con otros, no solo regenera las confianzas rotas, sino que también contribuye a cumplir la Agenda 2030 de Naciones Unidas en su objetivo 17.

“Es un momento crucial para que las empresas demuestren liderazgo a la sociedad”, afirmó en abril pasado Peter Bakker, CEO del World Business Council for Sustainable Development (WBCSD), organización a la que ACCIÓN Empresa, representa en Chile.

Y es que, sin duda, estamos en un punto de inflexión. La crisis sanitaria por Covid-19 ha puesto en jaque la forma de hacer empresa en Chile y el mundo, y ha obligado a redefinir el propósito de los negocios pues, en un contexto de profundos cambios, es esencial que las organizaciones de toda índole, se repiensen, se resignifican y vuelvan al origen de su creación. Para ello, hay dos hojas de rutas internacionales que pueden acompañar ese camino de reactivación empresarial con sentido de propósito, que son la Agenda 2030 y los Principios Rectores de DDHH y Empresas. En ambos marcos teóricos, están contenidas todas las necesidades de la humanidad, y también los esfuerzos mínimos que, las empresas, como ciudadanos corporativos, deben impulsar.

En esta línea, junto a CLA Consulting realizamos el primer Pulso de Sostenibilidad, un estudio que con más de 200 personas entrevistas que dio luces claras, sobre la situación actual en la que se encuentran las áreas de sostenibilidad de las empresas en Chile y qué pasará con ellas terminada esta pandemia.

Según los resultados, la principal preocupación de las empresas durante este periodo, ha sido la salud, seguridad y bienestar de sus trabajadores y colaboradores (26%) y mantener la fuente laboral de trabajadores (20%). Sin embargo, un 43% de los consultados señaló que los presupuestos de las áreas de sostenibilidad, relaciones comunitarias y/o asuntos corporativos, se han congelado o derechamente han disminuido.

“Poner a las personas al centro de las organizaciones e incorporar la dimensión social al mismo nivel de la dimensión económica, es una oportunidad que entrega la pandemia para generar confianza entre empresas y sociedad, para lograr una cohesión social genuina y para encontrar una nueva forma de conectarnos”.

 

Marcela Bravo, gerente general del ACCIÓN Empresas.

No se trata de asistencialismo, sino de colaborar para rediseñar el proyecto de sociedad que teníamos hasta ahora. En este sentido, hay empresas que han tenido un rol activo en la mitigación de los efectos sociales de la pandemia, colaborando con el Estado, la sociedad civil y sus grupos de interés.

A través de diversos programas han podido transformar la gestión de sus modelos de negocios.

De hecho, muchos pudieron garantizar que todos sus trabajadores pudieran realizar, en óptimas condiciones, las funciones desde sus casas; crearon nuevos canales de comunicación interna y externa; entregaron apoyo psicológico a los trabajadores; e incluso crearon alianzas con instituciones de salud para asegurar la integridad de sus equipos.

Algunos, en tanto, se pusieron a disposición de las autoridades para canalizar la ayuda entregada por el Estado; y otros vieron en esta crisis una posibilidad de reinventarse, elaborando productos esenciales.

En este sentido, Juan Sutil, presidente de la CPC, destacó que “las empresas han sido capaces de colaborar con el Estado, no solo en la distribución de alimentos o a través del trabajo colaborativo con la comunidad, sino también en la toma de decisiones”. De esta manera, mencionó el proyecto SiEmpre por Chile, un fondo privado de emergencia que busca colaborar con los desafíos públicos, para encontrar soluciones que apunten a enfrentar problemas sociales y económicos urgentes, ya sea en temas de salud o alimentación, por ejemplo.

“Ha quedado demostrado que las empresas siempre han estado conectadas con su territorio, conocen a su gente, conocen a su comunidad. Esta pandemia dio dos oportunidades. La primera de ir mostrando aún más esas acciones que son muy positivas y también nos dio la oportunidad de reforzar esas acciones con más recursos, con más apoyo, con más solidaridad y con más innovación”, explicó Sutil.

Nuevos desafíos

El WBCSD lanzó un documento sobre los impactos que tendrá el COVID-19 en la próxima década, donde asegura que, desde la perspectiva de las empresas, las respuestas a la crisis sanitaria acelerarán la expansión del programa de sostenibilidad empresarial que era incipiente antes de la

crisis. “Los cambios casi siempre llegan tras una crisis, y precisamente el cambio es el motor de todo progreso humano. Dependerá de todos y cada uno de nosotros que la recuperación promueva una mayor resiliencia económica, social y ambiental”, indica.

Revisa el texto completo en www.accionempresas.cl