PERSONAS Y TRABAJO
27 de noviembre de 2020
La pandemia aumentó la brecha de género y evidenció el poder de liderazgo de las mujeres

Las brechas existentes entre hombres y mujeres, agudizadas durante la pandemia, la necesidad de una reactivación económica con enfoque de género y el rol de las mujeres en sus entornos, fueron algunos de los temas tratados en el webinar “Las Mujeres como factor de desarrollo”, organizado por Acción Empresas, Coca-Cola y el Ministerio de la Mujer. En el panel, moderado por Marcela Bravo, gerenta general de ACCIÓN Empresas, participaron la ministra Mónica Zalaquett, el embajador de “Hay Mujeres” Javier Rojas y la líder y comunicadora social de Bajos de Mena, Melyna Montes.

El video de la sesión estará disponible el lunes 30 de noviembre.

La pandemia no solo ha profundizado la brecha entre hombres y mujeres demostrando lo frágil de los avances en materia de equidad, sino que también ha evidenciado la necesidad de una urgente reactivación económica con enfoque de género. Por lo mismo, Coca-Cola Chile y ACCIÓN Empresas realizaron el webinar “Las Mujeres como factor de desarrollo”, con el objetivo de generar discusión sobre el aporte de las mujeres durante este período y su rol como agentes de cambio.

Según cifras del PNUD, las mujeres controlan dos tercios del gasto del planeta y, aunque realizan el 66% del trabajo, sólo ganan el 10% del ingreso total. Además, el 90% de ese dinero lo reinvierten en sus familias y comunidades. Con estas palabras, Roberta Valenca, Gerenta General de Coca-Cola Chile, dio la bienvenida a los asistentes e invitó a un enriquecedor debate.

Mujeres que movilizan comunidades

En el panel de discusión, conformado por la ministra de la Mujer, Mónica Zalaquett, Javier Rojas, embajador de la Fundación “Hay Mujeres” y CEO de Infocap y Melyna Montes, líder y comunicadora social de Bajos de Mena, se expusieron temas como la inserción laboral de las mujeres en Chile, la autonomía económica y la digitalización como factores clave en la disminución de la brecha de género y cómo la colaboración entre mujeres, hombres, entidades públicas y privadas es fundamental en este camino.

“Es importante destacar el rol de las mujeres en esta crisis provocada por el Covid-19. Han demostrado niveles de resiliencia muy superiores a los hombres y han sido capaces de sostener hogares y generar ingresos, reinventándose después de perder sus empleos. Pero debemos pensar también en la post pandemia, donde las mujeres debemos ser protagonistas. Para ayudarlas necesitamos de un cambio cultural que promueva la equidad entre hombres y mujeres en todas las dimensiones de las distintas áreas de trabajo, fomentando también la innovación y el emprendimiento”, dijo la ministra Zalaquett.

“Necesitamos incorporar el enfoque de género si es que queremos acelerar el talento de la mujer chilena en beneficio de la sociedad en su conjunto. Las mujeres vamos a ser las arquitectas de esta nueva sociedad post pandemia”.

 

Mónica Zalaquett, ministra de la Mujer.

Por su parte, el embajador de la fundación Hay Mujeres opinó sobre el rol que deberían tener los hombres en este camino, asegurando que no pueden quedar indiferentes ante situaciones de injusticia, aunque sin apropiarse de las luchas que deben dar las mujeres. “Aún tenemos un desafío enorme para que esa sensibilización pase a acciones concretas. Es importante porque esto es un desafío de la sociedad completa y debemos involucrarnos todos”, señaló Rojas. Además, agregó que la digitalización se ha transformado en la nueva barrera de entrada para la equidad de género: “No es posible pensar en una inclusión de género real sin una inclusión digital. Eso pasa a ser nuestra nueva barrera de entrada, y creo que la única forma de hacerlo es colaborativamente“.

Finalmente, Melyna Montes, quien ha cumplido un rol clave en Bajos de Mena, especialmente durante la pandemia, se ha destacado con su programa “La Vitrina TV” informando y generando redes entre los vecinos y el comercio local a través de este medio vecinal, señaló que “las grandes heroínas de toda esta pandemia han sido nuestras mujeres, que han liderado las ollas comunes“, detallando que en un momento alcanzaron las 30 ollas comunes y la entrega de 5.200 raciones diarias. “Durante este período floreció aún más ese cariño y amor de madre, de salir a proteger a sus vecinos. Y no solo en la cocina, sino que también en la contención emocional. En nuestro sector sí que hay mujeres de hierro”.