ECONOMÍA CIRCULAR
5 de febrero de 2020
Viña Concha y Toro firma innovador acuerdo para reusar sus residuos orgánicos

Acuerdo firmado con Haproba permitirá la elaboración de harina de orujo de uva.

El pasado jueves, Viña Concha y Toro firmó un acuerdo con Haproba Uva Chile SpA para darle un nuevo y mejor destino a los residuos orgánicos de sus procesos, entregando 100 toneladas de bagazo de uva –orujo de uvas blancas y tintas-, para producir harina, un ingrediente alimentario con múltiples beneficios para la salud de las personas.

La producción de harina de bagazo de uva (HBU) es un proyecto que nace en 2012 en el laboratorio del Centro de Nutrición Molecular y Enfermedades Crónicas de la Universidad Católica de Chile, el cual cerca de siete años después, entrega sus primeros frutos luego de que Ángel Valenzuela, fundador de Haproba Uva Chile SpA-, licenciara esta tecnología para su masificación.

Viña Concha y Toro cuenta con múltiples iniciativas que apuntan al concepto de Economía Circular de manera integral, logrando el reciclaje y la reutilización del 100% de sus residuos industriales y orgánico. Valentina Lira, Subgerente de Desarrollo Sustentable de la empresa, destaca que esta iniciativa toma relevancia al tratarse de residuos orgánicos que ya tienen un destino benéfico en términos de reutilización y reciclaje (48% se destina a compostaje y 52% se utiliza para la elaboración ácido tartárico, insumo natural para la producción del vino). “Destinar una parte de estos residuos a la elaboración de harina de orujos da cuenta del impulso por buscar alternativas de mayor valorización de nuestros residuos orgánicos, transformándolos en un alimento funcional que sea un real aporte a la salud y al bienestar de las personas”, agregó.

La harina resultante es un alimento funcional, así lo explica Ángel Valenzuela: “Este ingrediente alimentario destaca por sus altos atributos nutricionales, sustancias preservantes y antioxidantes provenientes de la vitis vinífera. La HBU proveniente de las variedades blancas de uva, se obtiene del secado de orujos del primer prensado, mientras que la HBU de variedad tinta, se extrae del secado de los orujos de las cubas de fermentación. La ingesta de 40 grs. de HBU contiene el 100% de los requerimientos diarios de fibra y sustancias antioxidantes que recomienda la Organización Mundial de la Salud”.

A su vez, estos espectaculares estándares que presenta la HBU, se refuerzan con el estudio publicado en 2017 por la Pontificia Universidad Católica de Chile, donde se realizaron exámenes a cerca de 40 personas con altos índices de triglicéridos, hipertensión y enfermedades coronarias, quienes a través de la ingesta de esta harina lograron disminuir los índices y mejorar su salud.