Cambio Climático
3 de julio de 2021
Día Internacional Sin Bolsas Plásticas: el legado que queremos dejar

Durante la mayor parte de nuestra historia, la oferta de plásticos ha sido desmedida. Pero luego de la era moderna, el plástico se convirtió en un recurso económico y abundante, cuando a mediados de los 1960 una empresa sueca patentó la bolsa de plástico desechable y comenzó la sustitución de las de tela y plástico por todo el continente europeo hasta introducirlas en el mercado estadounidense en la década de los 70.

Pero la utilización de bolsas de este residuo es quizás solo un símbolo del creciente problema de los desechos plásticos alrededor del mundo. Según Greenpeace, de las 990.000 toneladas anuales de consumo de plástico en todo Chile, el 92% no se recicla. Si a esto sumamos que cada chileno utiliza un promedio de 51 kilos de este material por año.

Como empresa pionera en lo que llamamos biocosmética regenerativa, esa cifra nos provoca una gran alarma y advertencia de lo mucho que aún tenemos que hacer por el ecosistema. Con eso en mente, desde hace unos años una de nuestras causas es “más belleza, menos residuos”, principio que nos impulsa a seguir innovando a la hora de crear cosméticos de alta performance para generar una nueva conciencia de belleza y sustentabilidad.

La industria corporativa tiene mucho por aportar en este sentido y como empresa, en Natura somos conscientes de ello y de la gran contribución que podemos realizar en esta lucha de crear un mundo más bonito y con menos contaminación para mantener a salvo nuestro ecosistema. Para eso, contamos con una serie de acciones que iniciamos hace más de 40 años: a inicios de los ochenta, nos convertimos en la primera compañía de belleza en ofrecer repuestos, acción que evita anualmente que se descarten más de 3 mil toneladas de residuos, que equivale a los residuos generados todos los días por más de 5,5 millones de personas. Y en el 2000 lanzamos nuestra línea Ekos, que se compone de frascos de material 100% reciclables.

Durante mucho tiempo estuvimos “obligados” a consumir productos envueltos en plásticos de un solo uso. Sin embargo hoy, en el Día Internacional Sin Bolsas Plásticas, es bueno recordar que, gracias a la tecnología e innovación, existen varias alternativas ecológicas. No olvidemos que, si bien el reciclaje no es una solución mágica que hace desaparecer los desechos que generamos, es una forma de hacernos cargo del daño que hemos hecho como humanos al planeta y también ayuda a disminuir la cantidad de basura que contamina a nuestro ecosistema.

Aún estamos a tiempo de corregir nuestro comportamiento como consumidores y generar consciencia en las futuras generaciones, transformándonos en seres más sensatos, responsables y empáticos, pensando en que este mundo es y será para todos.