APROVISIONAMIENTO RESPONSABLE
21 de octubre de 2020
El marco LBG permite medir impactos en la cadena de suministro para generar valor en los entornos

En nuestro webinar “Medición y Evaluación de impactos en la cadena de suministro” se compartió el uso de esta herramienta práctica y fácil para evaluar el impacto social de las actividades de aprovisionamiento responsable. Participó German Saenz, director Asociado en Corporate Citizenship; y Diego Pavez superintendente de contratos y Suministros de Collahuasi.

El VIDEO ESTARÁ DISPONIBLE EL 22/10

Gestionar una cadena de aprovisionamiento responsable es esencial para brindar más y mejores oportunidades a PYMES, proveedores locales, startups y a otros emprendimientos. Sin embargo, pocos miden el real impacto que tienen estas acciones, tema que se profundizó en nuestro webinar “Medición y Evaluación de impactos en la cadena de suministro”.

La sesión comenzó con unas palabras de Marcela Bravo, gerenta general de ACCIÓN Empresas, quien aseguró que “cuando medimos impacto podemos mejorar lo que estamos haciendo y además podemos mostrar el valor que se está generando para la sociedad”.

Luego German Saenz, director Asociado en Corporate Citizenship explicó que la gestión sostenible de los proveedores o de la cadena de suministro ha adquirido cada vez más importancia para las compañías.

“Las empresas en general se han preocupado de instalar la sostenibilidad al interior y esto busca llevarlo hacia la cadena de suministro”.

 

German Saenz, director Asociado en Corporate Citizenship

Dar este giro es importante, entre otras cosas, porque “hay mayores expectativas de los clientes y quieren saber la manera en que se produjo un bien o se gestiona un servicio, hay cada vez más normativas para que las empresas se preocupen de su cadena de valor”, afirmó.

Junto a esto, señaló que generalmente las empresas miden variables de insumo y de resultados en sus cadenas de suministro, pero rara vez miden el impacto, que es el cambio que se genera con los esfuerzos de abastecimiento sostenible. Aquí se abre paso el marco LBG, un modelo simple, que provee una estructura para medir el impacto. Es una metodología que ha sido comprobada y validada por más de 20 años, desarrollada por y para las empresas.

LBG sugiere aplicar un “test de legitimidad” para validar que lo que se está considerando como un esfuerzo de abastecimiento responsable, efectivamente lo sea. Además, su implementación es simple y no considera grandes costos y tiempo.

Por su parte Diego Pavez, superintendente de Contratos y Suministros de Collahuasi contó que el área de desarrollo de proveedores de esta empresa está liderada por la gerencia de contratos y abastecimientos y que, a través de un trabajo con Corporate Citizenship, Collahuasi hizo un cambio de paradigma. Pasó de una definición de proveedor local en base al domicilio, a un enfoque integral de proveedores con impacto local, lo que precisa el impacto.

“Una cosa es que el RUT de la empresa esté en la región de Tarapacá (donde ellos se ubican) y otra es que una empresa de afuera internacional o local se instale a través de una sucursal en la región, y de esa manera contribuya a mejorar el bienestar de la región”.

 

Diego Pavez, superintendente de Contratos y Suministros de Collahuasi

Cuando asumieron que el objetivo de la adquisición local era “crear valor para la comunidad local”, definieron que “proveedores con impacto local” se refería al abastecimiento de bienes y servicios de compañías que emplean o subcontratan a empleados locales, producen sus bienes localmente y adquieren insumos localmente, entre otros.

Junto a esto, tomaron medidas complementarias y vieron la posibilidad de mejorar el pago a sus proveedores a 14 días y de reemplazar la Boleta de Garantía por una Póliza de Garantía