PERSONAS Y TRABAJO
17 de noviembre de 2020
El diálogo social es la base para que exista una relación de confianza entre sindicatos y empresa

En el espacio de aprendizaje “El diálogo social como herramienta de cohesión” expuso Humberto Villasmil, especialista Normas Internacionales del Trabajo y Relaciones Laborales de OIT; Jorge Peña, Gerente de Relaciones Laborales y Servicios de Personas de Santander y Walter Figueroa, Dirigente Sindical de la empresa.

Para el desarrollo exitoso de las organizaciones se necesita un diálogo social efectivo y justamente este tema fue abordado en el espacio de aprendizaje “El diálogo social como herramienta de cohesión”, en el que participó Humberto Villasmil, especialista Normas Internacionales del Trabajo y Relaciones Laborales de OIT; Jorge Peña, Gerente de Relaciones Laborales y Servicios de Personas de Santander y Walter Figueroa, Dirigente Sindical de Santander.

Para comenzar, Humberto Villasmil puso el tema en contexto señalando que, según el informe de la Comisión Mundial sobre el Futuro del Trabajo 2019, cuando funciona como debería, el diálogo social promueve la participación, la justicia y la legitimidad. “Encuentra soluciones equitativas y duraderas para los problemas más exasperantes del mundo del trabajo y que, por lo general, son bien acogidas por quienes participaron en su elaboración” y añadió que la representación colectiva y el diálogo social generan las capacidades institucionales necesarias para guiar las transiciones hacia el futuro del trabajo.

“Nadie estaba pensando el año pasado, cuando se adoptó este informe, que íbamos a estar viviendo estas circunstancias en este momento”, afirmó Villasmil.

Luego mencionó la Declaración del Centenario de la OIT para el Futuro del Trabajo, que tiene como eje el diálogo social. En este texto se indica que “el diálogo social, incluida la negociación colectiva y la cooperación tripartita, es un fundamento esencial de todas las actividades de la OIT y contribuye al éxito de la elaboración de políticas y la toma de decisiones en sus estados miembros”.

Junto a esto aclaró que los requisitos esenciales del diálogo social son: La libertad sindical, la autonomía colectiva y la autotutela de los intereses colectivos.

“¿Por qué puedo decir que la libertad sindical y los convenios de la libertad sindical son convenios sobre derechos fundamentales o humanos? Porque una declaración de la OIT de 1998 incluyó a la libertad sindical y la negociación colectiva”.

 

Humberto Villasmil, especialista Normas Internacionales del Trabajo OIT.

También explicó que el concepto del Diálogo social designa “la intervención de los trabajadores, los empleadores y los gobiernos en la toma de las decisiones relativas a su empleo y lugar de trabajo (…) permite a los interesantes expresarse y defender sus intereses en la sociedad y en el lugar de trabajo” y agregó que la recomendación 205, sobre el empleo y el trabajo decente para la paz y la resiliencia, del 2017, es la norma más cercana a lo que estamos viviendo con la pandemia.

Por último, Jorge Peña, Gerente de Relaciones Laborales y Servicios de Personas de Santander y Walter Figueroa, Dirigente Sindical de la empresa, se refirieron a las relaciones laborales y a las buenas prácticas sindicales de la empresa.

Jorge Peña partió diciendo que en este ítem buscan construir relaciones de confianza, basadas en la transparencia, con cada sindicato y sus miembros. Detalló el Plan de Relacionamiento que poseen y que incluye, entre otras cosas, reuniones periódicas con el Coordinador laboral, visitas a regiones y sucursales y premiaciones.

Destacó además la importancia de mantener a las organizaciones sindicales informadas de lo que sucede dentro de la empresa, comunicando los planes estratégicos y cambios que se realicen. “Las reuniones permanentes y periódicas son parte de la conversación y de este ciclo virtuoso y eso nos permite lograr lazos de largo plazo con los sindicatos”.

Walter Figueroa, en tanto, explicó que la clave en las empresas es que la gente que se hace cargo de las relaciones sindicales y laborales sea conocedora del tema. Y enfatizó en la confianza que debe existir.

“Las relaciones laborales son entre personas, son de convencimiento y cuando las relaciones laborales llegan a tener que sacar el código del trabajo quiere decir que todo se fue a negro. Cuando fracasan las relaciones entre los directivos y los trabajadores es cuando sale la ley y en ese momento todos nos vemos perjudicados y los entornos se ven perjudicados”, finalizó.