PERSONAS Y TRABAJO
16 de septiembre de 2020
Publicamos el cuarto artículo en El Mercurio sobre los Objetivos del Desarrollo Sostenible y la reactivación

Este miércoles 16 de septiembre apareció en el Cuerpo B Economía y Negocios del matutino nuestro reportaje llamado “Por qué los Objetivos del Desarrollo Sostenible son la clave de la reactivación que el mundo requiere”.

Hoy fue publicado el cuarto artículo de nuestra tercera alianza editorial junto a EL Mercurio titulada “Empresas sostenibles – Agenda 2030”.

En cada edición, que se publicará cada quince días, trataremos temáticas referentes al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Además se darán a conocer casos de empresas socias de ACCIÓN en materia de desarrollo sostenible.

Te invitamos a conocer la cuarta publicación: Revisa el texto original AQUÍ

Por qué los Objetivos de Desarrollo Sostenible son la clave de la reactivación que el mundo requiere

 

Jeffrey Sachs, uno de los economistas más destacados del mundo, participó en el XX Encuentro de Desarrollo Sostenible de ACCIÓN Empresas, en el que señaló que “los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son la visión de futuro que deberían tener las compañías”, y planteó cuatro interrogantes para el mundo privado.

“El mundo está fallando en dos sentidos. Está fracasando en crear una sociedad justa y en crear una sociedad medioambientalmente sostenible”, fue el diagnóstico que hizo Jeffrey Sachs, economista y docente de la Universidad de Columbia, en el XX Encuentro de Desarrollo Sostenible llamado “Año Cero”, que ACCIÓN Empresas realizó el pasado 8 de septiembre, y que puedes revisar en www.accionempresas.cl.

Han pasado cinco años desde que Chile y otros 192 Estados miembros de la Organización de Naciones Unidas (ONU) adoptaron la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, como una hoja de ruta que plantea 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y los cambios que prometían un futuro más próspero aún no se perciben. Al parecer, la piedra de tope sería la falta de voluntad y de convicción para incorporar este plan de acción.

“Estamos en una crisis profunda porque nuestras sociedades no están funcionando. No estamos funcionando bien porque estamos demasiado divididos, porque las compañías y los gobiernos no están rigiéndose por principios morales y porque estamos destruyendo el medioambiente a una gran velocidad”.

 

Jeffrey Sachs, economista.

Según explicó, este escenario está instalado porque existe una nula preocupación de algunas potencias mundiales, como EE.UU., para fomentar un crecimiento basado en los ODS. “Necesitamos gobiernos que sean competentes, capaces, y que estén enfocados en el bien común, de favorecer sociedades más inclusivas y que sean sociedades más medioambientalmente sostenibles” afirmó.

A esto se suma, según su análisis, que todavía hay empresas que no han entendido que estos objetivos son clave para continuar con el trabajo y sobre todo, para sobrevivir en escenarios inestables, como el que estamos viviendo. “Para los negocios hay varios aspectos muy cruciales de los ODS, que son de una importancia tremenda. Primero, son una visión de futuro para el mundo empresarial, pues hacia allá se estás moviendo los mercados. Deben asegurarse de que sus empresas avancen en esa dirección, porque hacia allá se van a mover los mercados, hacia allá apuntan las tecnologías y hacia allá es dónde van a orientarse las licencias para poder operar”.

Para el economista, aquellas empresas que no están conscientes del desarrollo sostenible, terminarán perdiendo sus negocios en el largo plazo, aunque en este momento parezcan rentables. El ejemplo más claro, afirmó, es lo que está ocurriendo en EE.UU., con la quiebra de la industria del carbón. “El Desarrollo Sostenible es un concepto primordial para el mundo corporativo, porque es la dirección en la que nos tenemos que mover y cambiar”, agregó.

Pero, ¿qué tan alineada están las empresas con la Agenda 2030? En este sentido, hay cuatro preguntas que el mundo corporativo debería hacerse, asegura Sachs.

La primera es: lo que produzco o vendo, ¿es bueno o es malo? El docente argumenta que hay muchas empresas que ganan dinero vendiendo productos perniciosos, adictivos, o que dañan el medioambiente y que todavía no se cuestionan el impacto que tienen en la sociedad.

La segunda pregunta apunta al sistema de producción: ¿Mi forma de producir es sostenible? En los tiempos que corren es inaceptable que se recurra a una mano de obra barata o se contamine el medioambiente.

La tercera interrogante se refiere a la cadena de valor de la empresa: ¿Mis proveedores y clientes también son sostenibles? “Si están comprando insumos a empresas que usan mano de obra infantil o a empresas contaminantes, su cadena de valor no es sostenible. Este es un riesgo comercial y tiene un costo moral”, aclaró Sachs.

La última pregunta a plantearse es: ¿Soy un buen ciudadano? Obviamente no lo son aquellas empresas que evaden impuestos, que hacen lobby con los gobiernos para obtener privilegios en lugar de desarrollar bienes y servicios valiosos o engañan a las comunidades en las que operan.

¿Qué tan sostenibles son las empresas chilenas?

En julio pasado Acción Empresas y CLA Consulting entregaron el primer Pulso de Sostenibilidad, el cual le consultó a más de 260 altos ejecutivos y profesionales vinculados a estas áreas sobre el futuro de las estrategias de sostenibilidad luego del Covid-19.

Aún falta mucho por avanzar. Según los resultados, el 60% considera insuficiente o regular la implementación de estas estrategias antes y durante la crisis sanitaria; el 43% sostiene que los recursos destinados a estas áreas se han congelado o disminuido durante este periodo y el 68% cree que las estrategias de sostenibilidad se verán fortalecidas post pandemia.